ARGENTINA
Enseña y Aprende

Plan Estratégico Nacional 2016-2021
Ministerio de Educación y Deportes de la Nación

Introducción

En el año del Bicentenario de la Declaración de la Independencia Nacional tenemos la enorme responsabilidad de presentar el Plan Estratégico Nacional 2016-2021 “Argentina Enseña y Aprende”. Su finalidad es lograr entre todos/as un país con una educación de calidad centrada en los aprendizajes, que brinde a la totalidad de los/as niños/as, adolescentes, jóvenes y adultos/ as los saberes socialmente significativos y las capacidades para su desarrollo integral en condiciones de igualdad y respeto por la diversidad.

En el marco de los principios establecidos en la Ley de Educación Nacional N° 26.206/06 y los compromisos asumidos por el Consejo Federal de Educación en la Declaración de Purmamarca[1], este nuevo plan organiza una agenda de trabajo conjunta entre las autoridades nacionales, provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) en pos de avanzar hacia el desarrollo de una política pública educativa integral, inclusiva y de calidad que atienda las particularidades provinciales y locales, y abarque a todos los niveles y modalidades del sistema educativo.

El plan concibe a la educación “como un bien público y un derecho personal y social”[2], que constituye un pilar fundamental para la conformación de una sociedad más justa, equitativa, inclusiva y democrática. De esta manera impulsa la formulación de políticas educativas que contribuyan al desarrollo social, cultural, productivo y creativo del país, favoreciendo las resoluciones de problemas que hacen a la mejora en la calidad de vida de nuestra sociedad, como la reducción de la desigualdad y la erradicación de la pobreza.

Esta visión conlleva una concepción integral del aprendizaje continuo durante la educación obligatoria y a lo largo de toda la vida, que contempla el desarrollo cognitivo, socioemocional, estético-artístico, físico y cívico-social de los estudiantes. Concepción que implica, a su vez, experiencias educativas que contribuyan al bienestar personal y colectivo, y a una formación en la vida ciudadana comprometida con los valores éticos y democráticos de participación, libertad, solidaridad y respeto por los derechos humanos.

Los objetivos del plan abordan los desafíos en relación al cumplimiento del derecho a la educación, sosteniendo la igualdad de oportunidades para todos/as. En este sentido, se establece como necesario el fortalecimiento de acciones que favorezcan el ingreso, la permanencia, el aprendizaje y el egreso de los estudiantes a través de procesos de enseñanza y de aprendizaje de calidad que tiendan a garantizar trayectorias educativas en los tiempos previstos, considerando las diferencias o ritmos particulares de los/as estudiantes. Asimismo, busca promover una educación acorde a las demandas de la sociedad contemporánea y las transformaciones culturales, económicas y tecnológicas que la dinamizan.

Para poder avanzar hacia el cumplimiento de estos objetivos, el plan se centra en la mejora sistémica y sostenida de la formación docente, de los procesos de enseñanza y de aprendizaje, de la gestión pedagógica y de la planificación y gestión de las acciones educativas, materiales y financieras en los ámbitos nacional y provincial. A su vez, busca impulsar un nuevo compromiso por la educación con el objetivo de generar comunidades de aprendizaje que impacten positivamente en la vida de los/as estudiantes y educadores/as.

Para concluir, este Plan Estratégico Nacional 2016-2021 “Argentina Enseña y Aprende” es el marco que nos permitirá liderar la educación pública de calidad que debemos garantizar en cada rincón del país para así preparar a la totalidad de los/as niños/as, adolescentes, jóvenes y adultos/as para su participación activa y comprometida en la sociedad contemporánea y en el desarrollo de nuestra República Argentina.

Estructura del Plan Nacional

Plan Estratégico Nacional presenta los ejes y objetivos educativos prioritarios para el período 2016-2021 en el marco de los principios y los fines de la política educativa establecidos en la Ley de Educación Nacional 26.206/06. De esta manera, el plan reafirma la responsabilidad indelegable que tiene el Estado de proveer una educación integral[3], permanente y de calidad para todos/as los/as habitantes del país, reconociendo a la educación como bien público y como derecho personal y social[4].

El plan se orienta a sostener y crear o profundizar, donde fuera necesario, las oportunidades para el desarrollo integral de todos/as los/as niños/as, adolescentes, jóvenes y adultos/as a lo largo de toda la vida, que garanticen la escolarización oportuna y el aprendizaje de los saberes y capacidades fundamentales para definir un proyecto de vida basado en los valores de libertad, paz, solidaridad, igualdad, respeto a la diversidad, justicia social, responsabilidad y bien común.

Para ello, se establecen los siguientes ejes centrales de la política educativa nacional:

  1. Aprendizaje de saberes y capacidades fundamentales: ingreso, permanencia, aprendizaje de calidad y egreso de la totalidad de los/as niños/as, adolescentes, jóvenes y adultos/as de la educación obligatoria.
  2. Formación docente, desarrollo profesional y enseñanza de calidad: formación inicial y continua, condiciones propicias para el desarrollo profesional docente y acompañamiento para el fortalecimiento de la enseñanza.
  3. Planificación y gestión educativa: planificación y gestión de los procesos educativos en los ámbitos nacional, provincial y escolar para el cumplimiento de los objetivos establecidos en este plan.
  4. Comunidad educativa integrada: participación coordinada y comprometida de toda la comunidad educativa en la implementación de este plan con acuerdo federal.

Cada uno de estos ejes se encuentra desagregado en un conjunto de objetivos nacionales. A su vez, cada objetivo propone líneas de acción o intervención posibles para alcanzarlo, que funcionan como guía para la planificación en los distintos ámbitos de gestión educativa. El anexo 1 presenta el resumen de los ejes centrales con sus objetivos prioritarios correspondientes.

Por último, el plan contiene ejes transversales que contribuyen a generar condiciones y oportunidades para su desarrollo y que ofrecen herramientas para el logro de sus objetivos prioritarios en contextos crecientemente complejos, diversos y cambiantes.

Estos ejes transversales son:

  1. Innovación y tecnología: prácticas innovadoras e incorporación de las tecnologías de la información y la comunicación a los procesos de enseñanza y aprendizaje y a la gestión institucional.
  2. Políticas de contexto: planificación e implementación de políticas pedagógicas contextualizadas.
  3. Evaluación e información: evaluación y uso de la información puesta al servicio de la escuela, la comunidad y las autoridades provinciales y nacionales para la mejora de la enseñanza y de los aprendizajes.

El gráfico 1 sintetiza a continuación la estructura de este Plan Estratégico Nacional 2016-2021.

Gráfico 1. Ejes del Plan Estratégico Nacional 2016-2021 “Argentina Enseña y Aprende”

Alcance

El Plan Estratégico Nacional 2016-2021 abarca todos los niveles y las modalidades de la educación establecidos en la Ley de Educación Nacional 26.206/06, la Ley de Educación Técnico Profesional 26.058/05 y la Ley Nacional de Educación Superior 24.521/95. A su vez, articula las acciones de las distintas dependencias del Ministerio de Educación y Deportes[5] a través de ejes de trabajo y objetivos comunes.

Las provincias y la CABA, por su parte, elaborarán planes operativos anuales que contribuyan al logro de los objetivos nacionales concertados en este documento. Estos planes establecerán las líneas de acción y estrategias que cada provincia/CABA formule para alcanzar dichos objetivos según sus decisiones técnico-políticas y los acuerdos federales existentes y futuros. Por ello, las líneas de acción enunciadas en este plan se encuentran formuladas de manera general para que puedan ser adaptadas a cada nivel y/o modalidad que se requiera, según las particularidades, necesidades, contextos e identidades jurisdiccionales.

Ejes y objetivos prioritarios

1 - Aprendizaje de saberes y capacidades fundamentales

Este Plan Estratégico Nacional 2016-2021 tiene como uno de sus ejes principales garantizar el ingreso, la permanencia y el egreso de todos/as los/as estudiantes con las capacidades y saberes para poder desarrollar al máximo sus potencialidades a nivel personal y social, en un mundo dinámico e interconectado. Para esto se propone profundizar las estrategias pedagógicas y socioeducativas orientadas al fortalecimiento de las trayectorias de los/as estudiantes desde el inicio de la escolaridad hasta su finalización, promoviendo la educación obligatoria como una unidad pedagógica sin desatender las particularidades de cada nivel y modalidad educativa.

Primordialmente, sus objetivos apuntan a generar las condiciones institucionales y de enseñanza para favorecer el aprendizaje en todas sus dimensiones bajo la premisa de que todos/as los/as estudiantes pueden y tienen el derecho a aprender. Como ilustra el gráfico 2, esto requiere la puesta en marcha de procesos interrelacionados de planificación, enseñanza, evaluación y uso de la información centrados en el aprendizaje de todos/as, que atiendan a las características de los contextos escolares y extraescolares que inciden en el acto educativo.

Gráfico 2. Planificación, enseñanza y evaluación para la mejora de los aprendizajes

Es necesario garantizar a través de dichos procesos una educación que desarrolle todas las dimensiones de la persona para su desempeño social y laboral y para el aprendizaje a lo largo de toda la vida. Dicha integralidad implica aprendizajes significativos para el ejercicio de una ciudadanía activa, democrática, multicultural, solidaria y responsable, para el acceso al mundo del trabajo y para el ingreso y egreso de los estudios superiores deseados.

Para ello resulta imperioso fortalecer la enseñanza y el aprendizaje de los conocimientos fundamentales de la matemática, la lengua, las ciencias sociales y naturales, la robótica y la tecnología, el arte, las lenguas extranjeras y la ciudadanía, junto con el desarrollo de capacidades y habilidades cognitivas, interpersonales e intrapersonales de manera transversal.

Como estrategia para avanzar hacia una concepción más amplia del aprendizaje para el siglo XXI, se promueve la extensión del tiempo escolar destinado al deporte, a la educación física, a la recreación y a la educación artística. Se priorizan la innovación y el intercambio de experiencias como mecanismos para el desarrollo de nuevas modalidades de organización y gestión pedagógica e institucional, conducentes a sostener las trayectorias educativas y mejorar los aprendizajes de todos/as los/as estudiantes.

En definitiva, este eje del plan se orienta a la formación de jóvenes preparados/as para participar en los distintos ámbitos de la vida, y a comprender y transformar activa y constructivamente su entorno con responsabilidad, respeto a la diversidad y solidaridad.

2 - Formación docente, desarrollo profesional y enseñanza de calidad

Los/as docentes cumplen un rol irremplazable en los procesos de enseñanza y de aprendizaje y, en consecuencia, en el desarrollo de capacidades y oportunidades al interior de nuestra sociedad. Es por esto que el plan aspira a promover en todos/as los/as docentes los conocimientos y capacidades fundamentales para los desafíos concretos de la enseñanza en la sociedad contemporánea. El fin último es que puedan desarrollar una enseñanza eficaz y con sentido de justicia social, que garantice los aprendizajes fundamentales y la inclusión de todos/as los/as estudiantes.

En su conjunto, los lineamientos y objetivos aquí propuestos constituyen una política docente integral orientada al conjunto del sistema formador, que se desarrolla a partir de cuatro principios guía. Estos son: i) la justicia educativa, ii) la valoración de los/as docentes, iii) la centralidad de la práctica, y iv) la renovación de la enseñanza[7].

Esta mirada integral de la política docente supone un abordaje sistémico de las distintas dimensiones que hacen a la profesión. Implica un trabajo articulado de fortalecimiento de la elección de la profesión, la formación inicial y continua, la carrera docente, las condiciones laborales, y la valoración social y cultural de la docencia en la sociedad.

El Estado Nacional, a través del Instituto Nacional de Formación Docente y en articulación con las provincias y CABA, tendrá como prioridad la generación de las condiciones y capacidades necesarias, tanto a nivel nacional como provincial, para la efectiva planificación, implementación y evaluación de esta política integral, buscando alcanzar impactos concretos en el aula que resulten en mejoras en los aprendizajes de los/as estudiantes. Esta misión tiene como tarea central avanzar hacia mecanismos institucionalizados de articulación, coordinación y concertación federal en torno a la docencia que disminuyan la fragmentación y las desigualdades entre y dentro de las provincias.

3 - Planificación y gestión educativa

Este eje se focaliza en el fortalecimiento de las capacidades institucionales del Estado para gestionar la mejora educativa de manera efectiva, eficiente y transparente. En un sistema con distintos ámbitos de gestión, como es el educativo, es fundamental que cada actor cuente con las herramientas y condiciones apropiadas para desarrollar su función, sea en relación a la planificación, implementación, administración o evaluación de las políticas educativas. A su vez, un sistema de este tipo exige un continuo esfuerzo de coordinación y articulación entre los ámbitos y actores, especialmente durante procesos de transformación como el que se inicia en este período.

En este contexto, el plan apunta a fortalecer las capacidades operativas de los distintos ámbitos –provincia, supervisión/inspección y escuela– para que puedan diseñar estrategias apropiadas para cumplir con los objetivos de este programa en función de sus realidades e identidades territoriales. Esto implica una política sostenida de profesionalización y de acompañamiento a los equipos provinciales desde la administración nacional.

Por otra parte, la generación y sistematización de la información sobre la gestión, de manera confiable y oportuna, es una condición básica para coordinar la acción de los distintos ámbitos. La información constituye un insumo clave para diagnosticar problemas, identificar necesidades de apoyo, elaborar planificaciones y monitorear acciones. Es por ello que este plan incluye el desafío de unificar e integrar la información y promover su uso continuo para la toma de decisiones orientada a la mejora de las experiencias educativas de todos/as los/as estudiantes.

4 - Comunidad educativa integrada

La educación no sólo ocurre en la escuela, sino también en ámbitos familiares, sociales y culturales, formales e informales, donde los/as niños/as y jóvenes nacen, socializan y se desarrollan. A su vez, las particularidades del contexto y de la comunidad influyen significativamente en la constitución y el desenvolvimiento de los procesos educativos que transcurren en el ámbito escolar. Por su parte, la escuela incide en su comunidad más amplia y en su potencial de desarrollo, formando jóvenes con saberes y capacidades apropiados para participar de manera activa y responsable en las economías y culturas locales.

De esta manera el presente plan concibe a la educación como un proceso social que requiere la participación y el compromiso de todos los actores que son parte de ella para su mejora. Desde los niveles nacional y provincial, esto implica avanzar hacia una mejor coordinación de las distintas acciones educativas propuestas por organizaciones públicas, privadas y de la sociedad civil bajo objetivos y principios comunes. En el nivel escolar, el desafío consiste en afianzar el vínculo entre las instituciones educativas, las familias y su contexto más próximo a través de espacios de intercambio y trabajo conjunto que beneficien paralelamente la formación de los/as estudiantes y el desarrollo de los hogares y las comunidades.

Para avanzar en este sentido, el plan propone un nuevo compromiso por la educación que renueve las motivaciones y profundice los esfuerzos de la sociedad en su conjunto en pos de alcanzar entre todos/as una educación de calidad.

Ejes transversales

1 Innovación y tecnología: prácticas innovadoras e incorporación de las tecnologías de la información y la comunicación en los procesos de enseñanza y aprendizaje y en la gestión institucional.

Los cambios sociales y culturales profundos acontecidos en los últimos años y los que vendrán en el futuro demandan transformaciones paulatinas en los procesos educativos para asegurar que todos/as los/as estudiantes accedan a los aprendizajes necesarios para su inserción plena en la sociedad contemporánea. En este sentido, los nuevos perfiles y prácticas de socialización de los/as jóvenes en el marco de la cultura digital y de las nuevas tecnologías requieren revisar la gramática escolar, las prácticas docentes y los recursos utilizados en los procesos de enseñanza y de aprendizaje. El desarrollo de nuevas áreas del conocimiento y de capacidades más complejas constituye otro aspecto clave de una formación relevante que habilite el desarrollo social y laboral de los jóvenes.

Para ello este plan busca fomentar las condiciones y crear en forma colaborativa las herramientas que permitan convertir gradualmente a la escuela en un espacio abierto, flexible, participativo e innovador. Se contribuirá a este objetivo mediante la planificación de políticas educativas nacionales, incluyendo la de formación docente, la curricular y la socioeducativa, que atiendan a las demandas de la sociedad actual y busquen anticipar los cambios futuros. A su vez, se fortalecerán las condiciones para que los equipos provinciales puedan liderar sus propios procesos de transformación e innovación educativa.

Las líneas de acción que corresponden a este eje son: 1.1.6, 1.1.7, 1.1.9, 1.2.2, 1.3.4, 1.3.5, 1.3.7, 1.3.8, 2.1.6, 2.1.9, 2.2.3, 2.2.5, 3.1.5, 3.1.8, 3.2.6, 3.3.2, 4.1.2.

2 Políticas de contexto: planificación e implementación de políticas pedagógicas contextualizadas.

Las trayectorias de los/as estudiantes y sus aprendizajes no sólo están relacionadas con las capacidades y condiciones del ámbito escolar, sino también con las características del contexto. Ante esta situación, se concibe a las políticas de contexto como estrategias educativas y socioeducativas orientadas a promover la igualdad de oportunidades en el acceso al conocimiento y así reducir las brechas existentes en el cumplimiento del derecho a la educación. Este eje transversal atraviesa todas las dimensiones de este plan educativo, incluyendo aquellas acciones que impactan en estudiantes, docentes, familias y la comunidad en general.

Se debe programar su articulación de manera global ya que la escuela no puede abordar las fuentes de desigualdad y sus manifestaciones por sí sola. En este sentido, las políticas de contexto deben partir de un diseño integral del que la escuela tome parte, conjuntamente con el Estado y otras organizaciones no estatales, en su formulación y seguimiento.

En este marco, el Estado Nacional tiene la responsabilidad de trabajar en los factores que inciden en la estructura de oportunidades educativas, con un especial énfasis en aquellas que se manifiestan entre las regiones y las provincias del país. Las administraciones provinciales, por su parte, se encuentran en una posición estratégica para reducir las brechas al interior de su territorio con estrategias contextualizadas que prioricen las poblaciones vulneradas y que estén articuladas con las acciones de otras instituciones de la comunidad.

Las líneas de acción que corresponden a este eje son: 1.1.2, 1.1.3, 1.1.4, 1.1.5, 1.1.6, 1.1.8, 1.2.4, 1.2.5, 2.1.2, 2.1.3, 2.3.1, 3.2.3, 3.3.2, 4.1.1, 4.1.2, 4.1.5, 4.1.6, 4.2.1., 4.2.2, 4.2.3, 4.2.4.

3 Evaluación e información: evaluación y uso de la información puesta al servicio de la escuela, la comunidad y las autoridades provinciales y nacionales para la mejora de la enseñanza y de los aprendizajes.

El conocimiento es un insumo fundamental para la planificación y la toma de decisiones en todos los niveles de la gestión educativa, desde las autoridades nacionales y provinciales hasta los equipos de supervisión/inspección y gestión escolar. La información oportuna y confiable permite monitorear acciones educativas y anticipar obstáculos y dificultades en su implementación. Es útil para diagnosticar problemas y reorientar recursos y esfuerzos para su solución. Sirve también para identificar situaciones de exclusión o vulnerabilidad, y diseñar políticas específicas para abordarlas. En síntesis, la información es un recurso insustituible en los procesos de mejora educativa.

Este plan enfrenta el desafío de fortalecer significativamente los procesos de recolección, sistematización, difusión y uso de la información educativa. Esto involucra la optimización y el fortalecimiento de los procesos de recolección de datos ya existentes como el Relevamiento Anual y los operativos de evaluación de los aprendizajes, así como el desarrollo de nuevos mecanismos de evaluación que indaguen no solamente en la evaluación de los aprendizajes sino también en las políticas y proyectos educativos y en los procesos de desarrollo institucional y de enseñanza. Demanda además la puesta en marcha de una política integral de difusión, uso y aprovechamiento de los datos al interior de las escuelas, en las gestiones provinciales y en la gestión nacional. Se requiere promover una cultura de uso de datos y de decisiones basadas en evidencia a través de estrategias de sensibilización y formación en la materia de todos los actores del sistema educativo, y de desarrollo de estrategias de difusión de la información en forma simple y clara.

Las líneas de acción que corresponden a este eje son: 1.1.6, 1.3.2, 1.3.4, 1.5.3, 1.6.2, 1.6.5, 2.1.1, 2.1.5, 2.2.3, 2.2.4, 3.1.2, 3.1.6, 3.2.2, 3.2.3, 3.2.4, 3.2.5, 3.2.6, 3.3.1, 4.1.3.

Implementación y seguimiento

El Plan Estratégico Nacional 2016-2021 “Argentina Enseña y Aprende” presenta los objetivos educativos prioritarios al 2021 que fueron consensuados con las provincias y la CABA. Para realizar el seguimiento de su implementación, el Ministerio de Educación y Deportes de la Nación junto con cada provincia acordarán metas a alcanzar en 2018 y 2021 según los indicadores concertados en la Matriz Seguimiento de Objetivos que acompaña este documento (Ver anexo 2). Estas metas serán formalizadas en un Convenio de Compromiso entre el Ministerio de Educación y Deportes de la Nación y cada provincia/CABA.

Anualmente, las provincias y la CABA elaborarán planes operativos orientados a contribuir al logro de los objetivos nacionales y las metas acordadas, en función de sus necesidades y realidades jurisdiccionales. El Ministerio de Educación y Deportes de la Nación, por su parte, apoyará de manera permanente a las jurisdicciones en los procesos de planificación, gestión y seguimiento de dichos planes, brindará asistencia técnica cuando fuera necesario y proveerá instancias de formación para los equipos provinciales a cargo del desarrollo e implementación de este plan.